Del Guadalquivir al Mississippi de la mano de La Pana Brothers. Inc. Video adjunto.

Imprimir
Ver acceso
Public
Alias
del-guadalquivir-al-mississippi-de-la-mano-de-la-pana-brothers-inc-video-adjunto
Captcha
captcha
Categoría (principal)
Created by alias
Deshabilitar comentarios
disable_comments
Mostrar parámetros
display_params
ID
1213
Version information
item_screen
JImages
jimages
JUrls
jurls
Idioma
Todo
Language associations
lang_assocs
Parámetros del estilo
layout_params
Elegir estilo
layout_selection
Metadatos
{"robots":null,"xreference":"","author":"","rights":""}
Notify owner
notify_owner
Notificar a subscriptores
notify_subscribers
Permisos
perms
Publicar abajo
0000-00-00 00:00:00
Publicar arriba
2017-01-17 08:21:38
Configuración SEO
seoconf
Información de zona horaria
timezone_info
Versiones
versions
Publish changes
vstate
Imagen
Subtítulo
Video
Colaboran
Código
+ Información

Dos grandes rios, dos madres músicales, la tierra y el agua llenan los espacios necesarios para componer. Para vivir. Para sentir.

Nuestro rio, ese que nos atraviesa el corazón, es como áquel que lo hace con el de los americanos, los del norte.

Estas aguas de vida que llenan cubos de sentiemientos se encontraban alejados, se encontraban separados, por miles de kilometros de tierra y agua salada.

Dos chicos de Córdoba, dos jóvenes, han vivido en uno de ellos -el Guadalquivir- para traernos la más pura esencia del otro. El Mississippi.

Negros, guitarras y armónicas nos trae este disco. Devil Inside.

Nos traen un blues tradicional, un blues del Delta, un blues de manos ajadas por el cultivo y noches estrelladas fumando a la luz de la luna.

Cristobal y Pablo nos traen el sonido que el siglo pasado podíamos disfrutar en ciudades como Memphis. 

La música que influención, en sus origenes a Elvis, o que siempre ha llevado junto a él Bob Dylan.

Un disco lleno, completo, redondo. Un disco donde sentimos aquellas aguas, aquellas armónicas y aquellas guitarras.

Un disco donde, también sentimos, el yugo de la esclavitud real, la presión de sectas sobre otros hombres. Sentimos el dolor de las madres viendo pisoteada a toda su familia.

Un disco hermoso, recomendable, si te gusta la buena música, la base de la música americana; si quieres sentir y desplazarte a otras tierras, a otros momentos, tienes que tenerlo, tienes que oirlo.

Cristobal Oteros y Pablo Carrascal consiguen con este disco que podamos disfrutar de algo distinto. De trasladarnos del Guadalquivir al Mississippi sin tener que coger ningún avión.