Sillas salvaescaleras: una solución necesaria.

Imprimir
Imagen
Subtítulo
Video
Colaboran
Código
+ Información

Si miramos a nuestro alrededor, encontramos que vivimos en una sociedad cada vez más interesada en el altruismo y en la ayuda al prójimo, sobre todo si dicho prójimo está en situaciones peores que la media. Quizá esto se deba un poco al contexto histórico que nos ha tocado vivir, con un planeta cada vez más agonizante por culpa del egoísmo de la evolución humana y un primer mundo que corre como el viento para dejar atrás un tercer mundo cada vez más azotado por el hambre y las guerras. Aun así, no tenemos que irnos demasiado lejos, y podemos darnos cuenta de que existen personas en situaciones desfavorecidas sin necesidad de mirar el estado del cielo ni de pensar en cómo le va a la gente en África o en Oriente Medio. Y es que algo tan sencillo como ver cuánto le cuesta a una persona en silla de ruedas acceder a un transporte público, a un edificio cualquiera, a su trabajo o a su propio hogar puede hacernos abrir los ojos y darnos cuenta de lo afortunados que muchos de nosotros somos en realidad.

¿Podemos hacer algo nosotros? Sí, definitivamente sí, y en nuestras manos siempre está algo tan simple como esperar con paciencia a que una persona en silla de ruedas entre en el autobús o ayudarla luego a bajar o, una vez dentro, a ponerse el cinturón de seguridad. Por otro lado, los empresarios dueños de bloques de pisos o de edificios varios pueden hacer algo más: instalar sillas salvaescaleras en Madrid o en muchas otras ciudades españolas. Como bien sabrán, aunque quizá haya algunos que no, estas sillas están pensadas para que aquellos que tengan el obstáculo del desplazamiento en silla de ruedas puedan acceder a pisos superiores en cualquier edificio, y todo ello sin tener que sufrir la barrera de unas escaleras o la incomodidad de entrar en un ascensor que, quién sabe, puede tener los números de cada piso muy mal situados.

Si alguien no conocía la existencia o el nombre de esta tecnología novedosa, podría considerarse mi aportación para ayudar a estas personas: darlas a conocer al resto del mundo. Eso y dar a conocer los recursos que hay en internet, y que, entre otras muchas cosas, permiten adquirir estas sillas por internet y, además, consultar con suma facilidad sus precios y sus prestaciones según cada modelo. No debería ser difícil instalarlas.